¿Cuántas familias habréis visto que l@s niñ@s no hacen caso a los juguetes y solo quieren los tuppers de la cocina y las cosas que usas cotidianamente los adultos de su alrededor?

El material desestructurado es todo aquel que no tiene una finalidad en sí misma, materiales abiertos con los que el niño juega y crea infinidad de posibilidades y así desarrolla su capacidad motora y cognitiva.

Los materiales desestructurados son básicos para favorecer el juego libre y la actividad autónoma que parte de la iniciativa del peque para conocer el mundo que le rodea.

🧸Cuanto menos haga un juguete más hará la mente de un niñ@ 🧠

🥰Aquí dejamos algunos beneficios e ideas de estos «juguetes» aunque se nos ocurre alguna ventaja más, como que todos los tenemos en casa y que…💰¡Son mucho más baratos!

Ideas para jugar con material desestructurado en casa con tu hij@:

  • Palos
  • Piedras
  • Tapones
  • Tronquitos de todo tipo
  • Piñas
  • Conchas
  • Rollos de papel higiénico
  • Cartones
  • Envoltorios

Beneficios del material desestructuradoBeneficios del material desestructurado:

  • Se adaptan al momento evolutivo. Al no tener un fin concreto y abrirse a múltiples posibilidades de uso, permite que tanto bebés como niños/as pequeños adapten su uso a su momento evolutivo. Lo único que tenemos que tener en cuenta es que sean manipulables y seguros para el momento de desarrollo.Por ejemplo un pañuelo puede ser ese primer juguete y con el tiempo usarse para meter y sacar, tapar objetos, usar de sábana para una muñeca, de mantel para comer, de pañuelo para el pelo, de pulsera… Y así podríamos ir pensando y enumerando distintos materiales y sus posibilidades a lo largo de la infancia (no solo en el 0-3)
  • Se adaptan al interés y la actividad autónoma. Se adaptan perfectamente al interés del peque en cada momento. Desde el juego libre entendemos y respetamos que sea el infante el que regule y decida a qué juega, de qué manera y durante cuánto tiempo, por lo que los materiales desestructurados son los compañeros de juego perfectos desde esta perspectiva.
  • Promueven el pensamiento y la autonomía. Los materiales sencillos permiten que sea el niño el que decide su juego y ser la parte activa, la que se enfrenta a nuevos proyectos y nuevos retos (puede regular su actividad), es el bebé y el niño/a el que pone en acción su pensamiento para profundizar en las capacidades físicas y las potencias simbólicas de cada material y de cada juego. Desde los materiales desestructurados es el niño el que va a ser el protagonista de su desarrollo, no el juguete.
  • Responden a la necesidad de juego y actividad. Este tipo de materiales, por su versatilidad, responden a la necesidad de juego que es universal en la infancia, responden a los ritmos internos y no pretenden tanto enseñar algo en concreto que puede ser o no de interés para el bebé/niño/a como responder a su necesidad actual.
  • Están libres de juicio externo y de expectativas poco ajustadas. Al ser materiales con múltiples posibilidades, a los adultos que acompañamos nos es fácil líbranos del juicio sobre si le dan o no un buen uso o generar expectativas sobre si van a resolver o no el objetivo que traen consigo los materiales estructurados por lo general. Los niños/as pueden jugar tranquilamente mientras nosotros aprendemos a conocer sus intereses y el momento de desarrollo en el que están.
  • Están libre de estereotipos. Los materiales desestructurados no pertenecen a ningún género en concreto ni  promueven ningún rol específico, cada infante podrá expresar a través de ellos su sentir en el mundo.