El método Pikler y su concepción de la libertad de movimientos como base del desarrollo psicomotriz del niño,  es una de las pedagogías alternativas que nos inspiran cada día en nuestra escuela.

Desarrollo motor como base para el desarrollo Cognitivo: Método Emmi Pikler

Emmi Pikler desarrolló una metodología que se basa en 3 pilares

  • El respeto por la autonomía. Se trata de una filosofía que aplicamos tanto a la hora de definir nuestro papel como docentes, como en el material que ponemos en las aulas a disposición del niño.  Sabemos que el conocimiento y las habilidades adquiridas a partir de la iniciativa de uno mismo son mucho más consistentes que los aprendizajes derivados de la acción de terceros, por ello en nuestra escuela infantil en Las Rozas, inspiramos cada día el juego y movimiento libre.
  • Respeto al Ritmo. Respetamos la individualidad y el proceso madurativo de cada niño, acompañándolo en el libre desarrollo de la lateralidad, el equilibrio y el movimiento.
  • Toma de conciencia de sí mismo y del entorno que le rodea. Creamos un entorno cálido y adaptado en el que el niño experimente una plena sensación de seguridad y acompañamiento que le permita ser libre de explorar por si mismo el entorno que le rodea.

El movimiento es una necesidad vital del niño

Cuando respetamos el ritmo de cada alumno, sin anticiparnos, sin prisas, no esperando el siguiente paso, el niño hace evolucionar sus movimientos, y de esta forma su desarrollo cognitivo.

En nuestra escuela infantil, la psicomotricidad, es una de las actividades diarias ineludibles pues el desarrollo motor, determinará en gran medida su facilidad o dificultad de aprendizaje en un su futuro escolar.

Aquí os mostramos una actividad que a los peques de 2 añitos les encanta. ¡¡Coger las bolas de colores de las espalderas!!

¿Qué objetivos trabajamos a través de esta actividad?

Para conseguir subir y bajar de las espalderas,  desarrollan ambos hemisferios cerebrales para conseguir tener suficiente destreza en la coordinación óculo-manual, óculo-podal, lateralidad, equilibrio, fuerza, así como la secuenciación de músculos que permite los procesos necesarios para dar paso al movimiento de forma adecuada.

Un estudio llevado a cabo por Moratal et al. (2008), indicó que los niños que se ejercitan tienen mejor capacidad de regulación de sus habilidades cognitivas generales

 

La presencia de actividad física es necesaria  para el desarrollo, el conocimiento de su propio cuerpo  y conexión con el entorno.

La actividad psicomotriz es predictor del aprendizaje futuro del niño, por lo tanto, promover espacios lúdicos y de interacción física beneficia a su desarrollo en general.